Granzas


En la práctica de la arquitectura del paisaje y del diseño de jardines no sólo se tiene en cuenta a los organismos vivos como las plantas, sino que cada vez se involucra más a otros elementos de la naturaleza en nuestras composiciones. Un ejemplo son las piedras naturales, que van asumiendo un mayor protagonismo día a día. Se encuentran por todo el mundo en una gran gama de colores y texturas, lo que las convierte en uno de los materiales más buscados.

Características más importantes de las piedras naturales

Tienen mantenimiento sencillo.
Solucionan varios problemas del jardín tales como humedad, sombras, alto tránsito, etcétera.
Son muy resistentes.
Reemplazan a las especies vegetales que no se desarrollan bien en los suelos de alto tránsito, contenciones o cerca de elementos como puntos focales.
Combinan muy bien con el agua quieta o en movimiento.

patio_con_granza1patio_con_granza2

Aplicaciones en el diseño

La simplicidad es la clave de un buen diseño. Las composiciones de los jardines orientales son un excelente modelo, ya que en ellos elementos ubicados por el hombre son contenidos y enmarcados con el uso consciente de las gravas y grandes piedras lisas. No es conveniente utilizar más de dos materiales en nuestros dibujos paisajísticos, ya que de lo contrario, resultarán muy cargados. Aún así, las posibilidades de combinaciones son casi infinitas: piedras con baldosas de granitos, gravilla con ladrillo, lajas con canto rodado, ladrillo y gravas, arena con cantos suaves redondeados por el agua y canto rodado, o piedra bola redonda, platillo y moneda, con grava al tono.